Correr maratones en revolución: Parte 3

Correr maratones en revolución: Parte 2
May 6, 2020
Un tattoo con el maestro Horiyoshi III
May 7, 2020

Correr maratones en revolución: Parte 3

* Nota: Este post es parte de una serie de un mega post que publique en Medium el 19/12/2017 cuando todavía vivía en Venezuela y lo particione a efectos de no aburrir al posible lector.

Correr maratón(es) en Venezuela

Correr un maratón en Venezuela siempre ha sido una experiencia muy placentera, aunque la ruta siempre ha sido dura y los espectadores son pocos salvo desde el km 35 hasta el final, uno siempre se lo ha disfrutado, sencillamente porque es el maratón “de la casa” y eso le da un valor especial.

Los maratones en Venezuela, al menos desde el 2011 a la fecha, siempre han sido eventos de alta categoría en cuanto a organización y logística y de verdad no han tenido que envidiarle nada a algún maratón Major o algún maratón internacional de renombre.

La organización encargada hasta el momento ha sido la CAF y siempre lo ha hecho realmente bien. Hablo de esta fecha por que justamente fue mi 1er maratón y la primera edición de esta saga de maratones en el país.

Estoy claro que antes de esa fecha hubieron unos cuantos maratones pero realmente desconozco sobre el tema.

Lo malo y para desgracia de los corredores de este país, es que el maratón CAF es el único que tenemos, o que teníamos mejor dicho ysimplemente por eso era algo más que especial para todos los corredores y todos queríamos correrlo.

Cuando digo “teníamos” es por esta triste noticia, en donde el ente que organizaba el maratón en cuestión, anunciaba que suspendía la edición del año que viene (2018) y la posponía para el 2019.

Esa noticia se dio el 24 de octubre de este año y de verdad fue como una especie de duelo nacional deportivo, en donde a todos los corredores de maratón del país les clavaron una especie de cuchillazo en el pecho al saber de esa noticia.

Suena dramático lo del cuchillazo, pero fue así, era el único maratón que teníamos y ahora se acabó, no hay más hasta nuevo aviso. Un escueto comunicado diciendo que optaron por invertir ese dinero en otro tipo de obras sociales.

Justamente antes de ayer me entero que la CAF aprobó un crédito para financiar al BCV, ósea un crédito para ayudar al gobierno pero no hay dinero para el maratón. Sin comentarios.

Si tenían que subir los costos de inscripción lo deberían de haber contemplado al menos. Nadie quiere un maratón regalado. En el exterior se paga por un maratón y se paga un suma razonable. Pero eliminarlo por completo para el año entrante creo que fue una decisión equivocada con el publico al que se debían.

Pero bueno, el venezolano se ha acostumbrado a las malas noticias diariamente y esta fue otra mas. Toca seguir adelante, no queda otra. Incluso muchos se olvidaron del tema. Yo no.

El maratón CAF desde el 2011 a la fecha ha sido el motor del movimiento del “Running” (como a muchos les gusta decir) en Venezuela. Ahora que no tenemos ese motor, ¿Que nos motivará a correr entonces? Serán las carreras de 10 km que quedan por ahí, la verdad no se.

Este hecho no significa obviamente que por no tener un maratón los corredores del país hayan tirado la toalla, para nada.

El mismo día después de la noticia yo estaba corriendo con mis panas tratando de digerir el asunto y muchos por su lado hicieron igual, pero definitivamente no es lo mismo entrar a un nuevo año sin maratón a la vista.

La situación del “Running” en Venezuela

No es un secreto entre los corredores que hay mucha gente de este gremio que últimamente ha dejado de correr.

Un par de zapatos para correr más o menos decentes puede costar más de 20 sueldos mínimos y eso hace que cada vez se haga más cuesta arriba el correr.

Lo peor no es eso, sino que toda la indumentaria deportiva es cada vez más escasa, todavía hay, pero la que llega es siempre modelo viejo, jamás del año y a precios estratosféricos que si los convierten a $ incluso superan el precio de venta en cualquier otro país.

Es común ver a corredores de escasos recursos correr con zapatos remendados “dándoles pata” hasta que no den más. Muchos han dejado de correr por no tener zapatos.

En Venezuela eso de que:

— “Oye estos zapatos tienen 800 km creo que llego el tiempo de botarlos…

Ese párrafo (pretencioso) anterior no existe en el léxico de los corredores venezolanos en términos estadísticos, al menos no es muy escuchado en el círculo de amigos que corren conmigo.

Más bien puedo dar fé que muchos han dejado de correr o que algunos corren gracias a la buena acción de otros corredores al donarles sus zapatos viejos.

Inevitablemente el correr es otra de las miles actividades que fueron alcanzadas por las garras de la revolución bonita del sinsentido y del desastre planificado.

Y de verdad que todo esta situación genera una especie de indignación y mucha arrechera, de pana y todo. Pareciera que no hay un solución a corto plazo y a la gente no le queda otra cosa que resignarse.

Para cerrar

Hace unos días me encontré a un amigo que tenia tiempo sin ver y que corría con el grupo de vez en cuando.

El pana estaba casi irreconocible, flaco de por sí, pero ayer se le veía que tenía como 10 kg menos a lo normal.

Se le notaba la cara de estar pasando trabajo, esa cara que tanto se ve en la Venezuela de hoy.

Le pregunté si iba a correr la carrera que se avecinaba en la ciudad y me dijo:

— “No hermano, no hay real pa’ eso, ahorita ando en otras cosas…”

Automáticamente me sentí bastante estúpido con mi pregunta y realmente fuera de lugar para este momento-país que estamos viviendo en este momento e inevitablemente me acordé de mi ridículo “drama personal” de hace unos días atrás.

Tratando de cambiar el tema le pregunté si estaba entrenando y me dijo:

— “Cuando como bien es que salgo a correr un rato”.

Esa frase sencillamente me dejó desarmado. El pana come bien de vez en cuando. Indefectiblemente pensé en estas 2 preguntas:

¿Quien va a salir a entrenar si no ha comido bien?

¿Que me va a importar correr un maratón si mi atención esta centrada en sobrevivir el día a día?

Cuando uno va por la calle y ve los basureros espontáneos que adornan el retrato de la decadencia en Venezuela, uno ve gente comiendo de la basura y a veces hasta peleando con los zamuros. Uno busca o trata de echar la vista para otro lado para no sentirse mal evitando que le afecte.

Es una especie de insensibilidad progresiva que estamos desarrollando, un mecanismo de defensa para no dejarse afectar por el mal ajeno tan generalizado que existe en la calle.

Nos programamos para que ese tipo de eventos no nos afecten y al mismo tiempo estamos en constante búsqueda de sobrevivir la caótica rutina diaria.

Pero que venga un pana, un familiar o alguien cercano y que te diga que no anda comiendo bien la verdad es que pega. Uno no sabe ni que hacer ni que decir, salvo ayudar hasta donde uno pueda.

Dejando este panorama desalentador al menos es reconfortante que todavía se ve gente corriendo en la calle, pero estamos claros que no es lo misma cantidad de antes.

Independientemente de todo esta situación adversa, hay que seguir adelante y por sobre todas las cosas no dejar de correr mientras tengamos salud y al menos un par de zapatos para poder salir a hacer unos kilómetros.

Puedo decir con orgullo que haber empezado a correr fue una de las decisiones más inteligentes que he tomado en mi vida y de forma definitiva conseguí una mejor versión de mi mismo gracias a eso y definitivamente es algo que no pienso dejar de hacer mientras pueda.

Aunque suene utópico o hasta pueda tildarse de estúpido, ojalá que pronto Venezuela vuelva a tener su maratón estrella y que la calidad de las carreras vuelva a subir y se parezcan a las de hace unos años atrás.

No sera con este gobierno, de eso estoy claro.

Pero antes que eso es mas importante que los corredores puedan volver a alimentarse bien, que puedan volver a comprarse sus indumentarias deportivas para poder entrenar como es debido y que los más aventureros aquellos que les gusta correr maratones, puedan conocer otras latitudes y otros mundos haciendo lo que más les gusta hacer: correr.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *